jueves, 8 de junio de 2017

EL MONO BLANCO


En la espesa selva de la India nació un pequeño mono de color blanco. ¡Jamás se había visto una criatura igual! Su belleza era incomparable y hacía mejor y más rápido que nadie las labores que se le encargaban en la ciudad de los monos. Además proponía modos de recolectar agua y los alimentos, se lavaba las manos y era muy amigable con sus vecinos.
No obstante, cierto día empezó a sentir que todos le miraban con ira y desprecio. De repente, sus vecinos cuchicheaban a escondidas y disimuladamente le arrojaban objetos para herirle. Sin explicación aparente, la ira de su comunidad se enfocó en el joven y cierto día, armados con palos y piedras, sus antiguos amigos y vecinos salieron a buscarle para acabar con su vida.
Un pariente suyo, rápidamente, le llevó a un charco de barro y lo sumergió en él para que su inmaculado color quedase tapado por el lodo, advirtiéndole que, de ahora en adelante, pasara desapercibido. Así, regresaron a la ciudad de los monos y contaron a sus vecinos que la enfermedad que antes le había afectado, la que le hizo ser bello e inteligente, por fin se había esfumado, y que de ahora en adelante sería como todos los demás.
Así, la muchedumbre, celebrando que el joven mono había recobrado la salud, tiraron las armas y volvieron a sus casas muy aliviados. El pequeño, desde entonces, pasa desapercibido. Se baña cada día en el charco de barro para ocultar su belleza, nunca más intenta hacer las cosas de forma diferente al resto de sus hermanos y llora al ver cómo estos sufren a causa de su propia ignorancia."